[royalslider id="1"]

Calabacín y berenjena azules

diabetes-calabacin-y-berenjena

Durante toda la semana se están celebrando numerosas actividades en infinidad de ciudades del planeta, mesas informativas, talleres o charlas por ejemplo, con el fin de conmemorar del Día Mundial de la Diabetes. El día 14 de noviembre fue instaurado por la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una fecha que pretendía remover conciencias, ya que en 1991 se vio necesaria una respuesta al alarmante aumento de los casos de diabetes en el mundo.

Según el Ministerio de Salud, en nuestro país esta enfermedad afecta a más de tres millones de personas y la mitad de ellas no conoce su condición, un dato sin duda alarmante y que indica un serio peligro. Por ello, cabe estar atentos a un círculo azul, creado como el símbolo mundial de este padecimiento siendo parte de la campaña de concienciación “Unidos por la Diabetes”. Representa la salud y la vida, así como la unidad de la comunidad internacional en respuesta esta patología tan extendida y que hay que vigilar de cerca.

Los globos balineses han sido un recurso hacia el cielo para recordar en este año 2016 que también es necesario “dar alas” a la investigación, recordando la necesidad imperiosa de ello dado que no hay segmento alguno de la población que se ve libre de padecer diabetes. De hecho, se puede sufrir a cualquier edad, puede ser congénita pero también adquirida o provocada por los malos hábitos de alimentación y cuidado personal. La dieta equilibrada puede liberar a muchas personas de ella.

Desde King Courgette queremos incidir esta semana en la fecha conmemorada, sobre todo en los hábitos de vida saludable como la práctica de ejercicio físico y una alimentación sana y equilibrada. Ello ayuda a mantener el azúcar de la sangre en un nivel adecuado. Esa justo es una parte fundamental del manejo de la diabetes, ya que controlando la glucemia se pueden prevenir las complicaciones de la diabetes. Los problemas están ligados directamente a la alimentación, aspecto vital para cualquier diabético.

El calabacín está en el círculo azul de verduras y hortalizas que los diabéticos pueden consumir libremente debido a su contenido de de fibra, lo que le confiere propiedades laxantes. Y es que dicha fibra previene o mejora el estreñimiento, contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y ayuda al buen control de los niveles de azúcar en sangre en las personas que tienen diabetes. En el grupo de productos que se recomiendan se encuentran también la berenjena, así que igualmente es un mensaje de Queen Aubergine.

La nevera, una pequeña huerta de hortalizas frescas

calabacin en frigorifico

La rutina, con el trabajo, los hijos, los compromisos y las actividades extralaborales, hace que no siempre encontremos tiempo para ir al mercado a comprar fruta y verdura, y ni muchos menos a diario, pero a todos nos gusta consumir productos frescos como recién recolectados.

Por ello, en King Courgette te ofrecemos algunos consejos e indicaciones para que la nevera se convierta en una pequeña huerta de hortalizas frescas que conserve todo su valor nutricional. Lo esencial es que el estado inicial de frescura del producto sea óptimo, que el frigorífico mantenga una temperatura adecuada, y separar frutas y verduras en envases diferentes.

En el caso de las hortalizas ya envasadas en bandejitas de porexpan envueltas en film, se guardan tal cual, fijándonos siempre en la fecha de envasado para saber cuándo fueron recolectadas. Las verduras que son de color verde conviene consumirlas cuanto antes, porque van perdiendo sus propiedades desde el momento de su recolección.

Eso sí, si se conservan en la nevera, sin luz y bien tapadas, es decir, sin aire, la vitamina C se seguirá perdiendo cada día pero mucho más despacio que si las dejamos en el cajón de las verduras tal cual. En concreto, el calabacín se conserva bien en el cajón de las verduras del frigorífico, donde conviene que la temperatura no sea inferior a los 10ºC.

De este modo, se mantiene en buenas condiciones durante aproximadamente tres semanas. Se debe ubicar separado de frutas y tomates, ya que es sensible al etileno que desprenden y puede llegar a alterarse con rapidez. Pero además, el calabacín se puede almacenar fuera de la nevera en un lugar con poca luz y fresco y también se puede congelar.

Las hortalizas que compramos en el supermercado únicamente envueltas en film, lo que llamamos ‘segunda piel’ se guardan tal cual en la nevera, puesto que en el puesto de venta ya estaban refrigeradas. Es el mejor sistema, ya que además de resultar más nutritivas se conservan más tiempo frescas e higiénicas.

Otra alternativa es la de forrar interiormente con papel absorbente de cocina un tupper del tamaño adecuado y etiquetado previamente con el nombre la hortaliza y la fecha de almacenamiento. De esta forma evitaremos tener que abrirlo para ver su contenido hasta el momento exacto de su consumo. Las hortalizas se tienen que guardar en el recipiente sin lavar y con las hojas enteras.

Hay que procurar que el recipiente se queden lo más lleno posible y antes de cerrarlo es necesario cubrir también con papel de cocina que va a absorber la humedad que se va a crear en el interior, puesto que los vegetales siguen transpirando a pesar de estar cortados. Si tenemos la precaución de cambiar este papel a medida que se humedece, los resultados serán aún mejores. Este sistema da un poco de trabajo, pero es la mejor manera de conservar bien las hortalizas durante varios días.

Por último, otra forma para las de gran tamaño, como berenjenas, calabacines, pimientos o pepinos, consiste en envolverlas muy bien, de una en una, en láminas de plástico de calidad para que las aísle bien del exterior. Lo más importante es que el film quede bien adherido a toda la superficie para que no haya nada de aire y no se produzca la humedad. Otra opción es utilizar las bolsas de plástico de cierre hermético intentado expulsar todo el aire antes del cierre.

¿Truco o trato? Recetas terroríficamente sabrosas

cocina saludable

Halloween se celebra en la víspera de Todos los Santos y se le conoce como Noche de Brujas o Día de Brujas. Se trata de una fiesta que en España se toma como moderna, de origen pagano, que año tras año y de un modo imparable gana fuerza de manera especial entre los niños y jóvenes debido a la influencia cultural procedente de las grandes producciones audiovisuales de Estados Unidos.

El caso es que se aprovecha su celebración para salir a la calle con los disfraces y maquillajes de zombies, vampiros, fantasmas, personajes de películas de miedo y otros seres terroríficos. Lo visto hasta ahora es que se utilizan calabazas decoradas como cabezas de rostros malvados, pero poco a poco están cogiendo su protagonismo los calabacines redondos tanto para atrezzo como para recetas especiales.

Las actividades típicas de Halloween son el famoso juego de truco o trato, el típico de la recolecta de los caramelos, además de las divertidas fiestas de disfraces, la visita a casas encantadas, las bromas, la lectura de historias de miedo y el visionado de películas de terror. Además, se aprovecha tanto en el colegio como en la familia para hacer trabajos manuales para decoración o para cocinar platos ‘extraños’.

‘De miedo’ quedarán los calabacines redondos en la mesa una vez cocinados con motivos terroríficos, pero ante todo sabrosos. Los personajes monstruosos que ayudan a abrir la imaginación de los más pequeños, de igual modo lo hacen con el apetito y las ganas de probar nuevos alimentos, especialmente la verdura. De las muchas opciones, como ojos espeluznantes de queso o sangrientos de huevo, o los dedos amputados de salchichas y las arañas de Oreo, en King Courgette proponemos dos con vegetales, como no. Proponemos un Halloween saludable y divertido.

Calabacines de Halloween rellenos

Ingredientes:

  • 2 calabacines redondos
  • 150 gr de carne picada de pollo
  • ½ pimiento rojo
  • ½ pimiento verde
  • ½ cebolla
  • 1 tomate maduro rallado

Preparación:

Cortar la parte superior del calabacín, reservar la tapa y vaciar el calabacín con la ayuda de un cuchillo o una cucharita. El relleno que saquemos lo reservaremos para saltear junto con el resto de verduras. Una vez esté vacío ya se podrá hacer la carita del calabacín con un cuchillo. Picamos todas las verduras y las salteamos en una sartén.

Una vez salteadas, añadimos la carne picada a la sartén. En la misma sartén echar el tomate rallado y lo cocinamos todo junto. Salpimentar al gusto. Cuando esté cocinado el pollo ya se puede rellenar el calabacín y estará listo para servir con su tapa puesta.

halloween saludable

Crema de calabaza y calabacín con telarañas

Ingredientes:

  • Aceite de oliva
  • 2 calabacines
  • 300 gr de calabaza sin piel
  • 3 patatas
  • 2 quesitos en porciones
  • 1 pizca de sal
  • 3 zanahorias
  • Vinagre de módena

Preparación:

Cortamos toda la verdura en trozos y la pochamos en una cazuela con una pizca de aceite de oliva. Seguidamente cubrimos de agua, añadimos un poco de sal y dejamos que cueza durante media hora hasta que la patata esté hecha. Pasamos la mezcla por la batidora y le echamos los dos quesitos, batiendo enérgicamente.

Para hacer las telarañas utilizamos el vinagre de módena en crema. Hacemos 3 ó 4 círculos concéntricos con el vinagre y con un palillo dibujamos radios de fuera hacia dentro.

Lucha natural contra la gripe

salud alimentacion courgette

Con el cambio de estación y la llegada del otoño arranca también la temporada de gripe, de resfriados e inflamaciones de las vías respiratorias altas debido a que el sistema inmunológico, nuestra barrera de defensas naturales, se debilita. La bajada de las temperaturas u otras causas como el cansancio, el estrés o las carencias alimentarias, ayudan a ello.

La gripe es una enfermedad infecciosa que afecta a las vías respiratorias. Inicialmente puede ser similar a un resfriado y con frecuencia se acompaña de síntomas generales como dolor de garganta, debilidad, dolores musculares y articulares, dolor estomacal y de cabeza, con tos (que generalmente es seca y sin mucosidad), malestar general y algunos signos más como pueda ser la fiebre. Mientras. el resfriado o catarro es una infección viral leve y supone una de las enfermedades más comunes.

En King Courgette siempre buscamos la solución más natural a los problemas y, por ello, recurrimos una vez más a la alimentación para prevenir estas dolencias o aliviar sus síntomas, sin olvidar la medicina en caso de necesidad. Hábitos saludables, como seguir una alimentación equilibrada, no fumar y practicar ejercicio físico ayudan a reforzar nuestra propia inmunidad de manera natural.

Dentro de la dieta variada existen alimentos beneficiosos para el sistema respiratorio y de todos los que hay nos vamos a centrar en los vegetales con acción demulcente que se produce por el efecto de los polisacáridos, llamados mucílagos, que propician un efecto protector y suavizante de las mucosas irritadas. El consumo de vegetales está recomendado en cualquier momento, y más aun cuando existen algunas de estas dolencias.

Enumeramos algunos ejemplos de estos productos, como el mismísimo calabacín, uvas, ciruelas pasas, higos secos, dátiles, hojas de borraja, lechuga, copos de avena o mijo, a los que se les puede añadir una pequeña cantidad de miel para aumentar el efecto suavizante y protector de las vías respiratorias. Como no, King Courgette centra la atención en el calabacín por ser rico, entre otras vitaminas y minerales, en Vitamina C, y de ahí que ayuda a aumentar la resistencia frente a las infecciones.

De igual modo, contiene los referidos polisacáridos, o sea, los mucílagos, de los que ya hemos hablado en artículos anteriores, y que actúan con efecto calmante. Son buenos, por tanto, para cuando existe afonía, tos seca, faringitis o amigdalitis. Igualmente, algunas verduras y hortalizas tienen ácido fólico que ayuda a fijar el hierro de otros alimentos como la carne, el pescado y los huevos.

Un buen nivel de hierro y de otros minerales es imprescindible para la inmunidad, y en resumen, en esta época del año en la que las gripes y resfriados son algo normal, la mejor medicina natural es el descanso, beber abundante líquido y consumir frutas y verduras, que por su alto contenido en vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes nos ayudarán a reponernos más rápidamente.

La huerta en tu despensa: conservas de calabacín

king courgette

¿Te has preguntado alguna vez cómo puedes almacenar por más tiempo las verduras y hortalizas?, o ¿cuál es la manera más cómoda de tener a mano estos productos para utilizar en cualquier momento para una receta?. La respuesta es sencilla, aunque en realidad son dos respuestas: congelación y conserva.

Un método sencillo y rápido al que podemos recurrir sin que las hortalizas pierdan propiedades es el de la congelación. Las más adecuadas para este procedimiento son las zanahorias, coles, acelgas, espinacas, puerros, pimientos y… los calabacines. Una vez congeladas el periodo de conservación puede variar entre 6 y 12 meses, dependiendo del tipo de verdura. Una vez descongeladas no se pueden volver a congelar.

Otro método, pero más trabajoso, que nos permitirá disfrutar de hortalizas durante todo el año, es la realización de conservas. Las hechas en casa permiten mantener muchas de las vitaminas, proteínas y nutrientes de los alimentos. Algunas vitaminas se pierden, pero se conservan muchas otras y los jugos de cocción guardan las sales minerales de las verduras y frutas.

En su origen, las conservas fueron una forma de prolongar la vida útil de los alimentos, que no siempre estaban disponibles. Tradicionalmente se hacían conservas caseras para poder disfrutar de las frutas y verduras durante el invierno. Aunque hoy en día es muy fácil encontrar frutas y hortalizas todo el año y también las conservas en cualquier establecimiento, tenemos la opción de elaborarlas en casa de forma artesanal, evitando los conservantes y otros aditivos.

Las conservas nos ofrecen multitud de beneficios, como que mantienen el sabor auténtico de los vegetales, ayudan a seguir una dieta sana y equilibrada, y hacen la vida más fácil en la cocina. Eso sí, las conservas deben de hacerse en tarros de cristal previamente hervidos durante 15 minutos, hay que etiquetarlos siempre con la fecha de elaboración, ya que se deben consumir antes de un año, y se tienen que guardar en un lugar sin luz, fresco y ventilado.

King Courgette te adjunta en este artículo una manera sencilla y rápida para elaborar una exquisita conserva de calabacín. Tan solo necesitas aceite de oliva virgen extra, calabacines King Courgette y sal fina.

Preparación:

  1. Cubrir el fondo de una cazuela con aceite de oliva y cuando esté caliente, pero sin llegar a humear, añadir los calabacines, que previamente habremos lavado, pelado, y cortado en forma de cubos.
  2. Dejar que los calabacines se vayan haciendo poco a poco, añadir la sal y tapar la cazuela.
  3. Cuando los calabacines estén cocidos, destapar para que se evapore parte del agua que han soltado; cuando apenas queda agua y los calabacines están bien cocidos retirar la cazuela del fuego.
  4. Una vez esterilizados los tarros los llenamos con el calabacín, en caliente, y los colocamos en una cazuela con agua a unos 80-90ºC, y sin tapar, para conseguir así, mediante este precalentamiento, que el aire atrapado entre el calabacín suba a la superficie. Colocar las tapas en los tarros y proceder a esterilizar la conserva en una olla a presión.
  5. Dejar que la olla pierda la presión por sí sola. Abrir, sacar los tarros y dejarlos enfriar boca abajo para que el vacío se haga aún mejor.

La hora del té… de hojas de calabacín

Tea courgette

El fruto del calabacín, tal y como hemos contado en artículos anteriores, posee numerosas propiedades medicinales, además de un importante uso con fines alimentarios. Hemos hablado de su carne y de su flor, pero casi siempre se olvida la importancia que tienen las hojas de la planta. Es en ellas donde se hallan reunidas una gran cantidad de sustancias que pueden ayudarnos a mejorar ciertas enfermedades.

Su nombre científico es Cucurbita Pepo y son excelentes para realizar infusiones curativas. Cabe recordar que una infusión es una bebida obtenida de las hojas, las flores, los frutos o las semillas de ciertas hierbas y plantas. En concreto, se les vierte agua caliente sin que haya llegado al punto de ebullición.

Las infusiones son bebidas totalmente sanas, saludables y naturales que permiten disfrutar de todos los beneficios y propiedades de las plantas. Desde muy antiguo, tomar infusiones ha sido un remedio útil para tratar infinidad de trastornos, molestias e incluso enfermedades.

Existen gran variedad de infusiones para la salud que pueden convertirse, de hecho, en un remedio natural y alternativo. En King Courgette proponemos una poco conocida, la infusión de hojas de calabacín, que contiene propiedades antipiréticas, antiespasmódicas y diuréticas y puede ser consumida tanto por niños como por adultos.

Para la preparación del té de hojas de calabacín es necesario contar con 50 gramos de hojas secas, con un litro de agua y con miel, si es que se desea endulzar. La preparación consiste en hervir el litro de agua en conjunto con las hojas secas del calabacín durante cinco minutos. Transcurrido este tiempo es necesario dejar reposar la infusión por otros cinco minutos. Posteriormente la tisana debe ser colada y agregamos la miel, si es que así lo deseamos.

Beneficios de un té de hojas de calabacín:

  • Es muy útil para reducir la temperatura corporal, gracias a que el calabacín es antipirético.
  • Sirve para tratar casos de cólicos estomacales y situaciones de diarrea. Estas infusiones poseen excelentes propiedades antiespasmódicas.
  • Es muy aconsejable para tratar el estreñimiento o digestión lenta gracias a su aporte de fibras.
  • Es muy recomendable para tratar infecciones urinarias, cistitis e impedir la formación de cálculos renales. Esto es posible porque las infusiones de hojas de calabacín son diuréticas.

King Courgette se consolida como referencia en calabacín en Europa

3

King Courgette alcanza en este comienzo de campaña su primer lustro como marca especializada en el cultivo y comercialización del calabacín. Se cierra así, por parte del departamento comercial de Escobar & Castañeda, S.L., un plan a cinco años con el que se pretendió situar su marca como una de las principales referencias de este producto en todo el continente europeo. Ya sea de forma directa o indirecta, la empresa familiar ha logrado que la marca King Courgette tenga presencia en todos los países de la Unión Europea. Ante este éxito solo cabe una pregunta: ¿Cómo ha logrado abrirse un hueco entre las ya legendarias empresas del sector hortofrutícola?.

Si se hace un análisis de la trayectoria de Escobar & Castañeda, S.L. en estos últimos años y se compara con el crecimiento medio por empresa del sector, se puede comprobar que la joven compañía supera con creces dicha media de crecimiento registrada en el Poniente Almeriense. Además, se debe de tener en cuenta que los últimos años no han sido precisamente fáciles para el calabacín, pero aun así la empresa mantuvo ratios de crecimiento.

Su éxito radica, sin lugar a dudas, en su filosofía empresarial y de trabajo. Equipos jóvenes y dinámicos son los que lideran y se comprometen con los retos constantes a los que se enfrenta la marca. “Sin duda, hemos logrado diseñar una empresa joven que está integrada por un equipo experto, eficaz y plenamente comprometido con nuestro crecimiento como grupo humano y como empresa”, señala José Luis Escobar Jiménez, director general de Escobar & Castañeda, S.L.

Pese a que el modo de actuar del sector tiene mucho que ver con el mantenimiento de los valores tradicionales, algo que defienden desde la dirección de King Courgette, es que ser jóvenes no es una desventaja, sino todo lo contrario. En este momento ser los nuevos es un plus que se valora bastante en Europa: “No estamos anclados a procedimientos y formas de trabajo del pasado, sino que hemos configurado una nueva forma de trabajar que permite que nos adaptemos mucho más rápido al mercado que nuestros principales competidores”. Así se expresa José Luis Escobar Castañeda, perteneciente a la segunda generación de la empresa y director de Estrategia.

King Courgette busca la flexibilidad para hacer frente a “un sector altamente competitivo y que va a ir transformándose a pasos agigantados en los próximos años”. El matiz del director de Estrategia continúa con la afirmación de que “ahora más que nunca se necesitan equipos fuertes, jóvenes -pero asesorados por la experiencia- y comprometidos con las empresas y con el proyecto almeriense”.

Para gustos, los colores… y las formas

king courgette

Ya lo decían sabiamente en la Edad Media: “de gustibus et coloribus non est disputandum”. Esta expresión ha llegado a nuestros días de forma abreviada como “para gustos, los colores”, a lo que desde King Courgette añadimos algo más: “y las formas”. Así debe ser si del calabacín se habla, paladar por un lado y vista por otro para después unirse en el deleite.

En artículos anteriores hemos explicado extensamente sus características y propiedades nutricionales, por lo que en esta ocasión nos vamos a centrar en sus variedades por colores y formas. Puede ser amarillo, blanco, verde claro u oscuro, o incluso negro. Algunas variedades presentan puntos grises, aunque lo que no cambia es el color blanco de su carne. De igual modo, pueden ser alargados, redondos o achatados.

El calabacín, sea del color que sea, cuenta con un rico perfil nutricional y ofrece beneficios para la salud. Es rico en vitamina A, vitamina C y antioxidantes. Tampoco contiene grasas saturadas ni colesterol, es decir, es una verdura muy saludable y con tan solo 17 calorías por cada 100 gramos. El calabacín contiene potasio y vitaminas como tiamina, piridoxina y riboflavina, y minerales como hierro, manganeso, fósforo y zinc. Por su fuera poco, su piel es una fuente de fibra dietética.

Concretando más, el calabacín amarillo tiene, además de las mismas propiedades que el verde, un alto contenido en los carotenos luteína y zeaxantina, muy superior a cualquier otro vegetal. Es más, se ha comprobado que un calabacín amarillo mediano cubre prácticamente la cantidad necesaria de estos carotenos para obtener sus beneficios.

Ambos carotenos se distribuyen por el cuerpo una vez obtenidos mediante la ingesta, depositándose en su mayoría sobre la piel y membrana del ojo, la zeaxantina en el centro de la mácula y la luteína en sus bordes. Como pigmentos protectores de la planta que son, ejercerán una acción parecida en el cuerpo humano ,donde su poder antioxidante y de protección frente a la radiación solar hacen que su propiedades principales sean la prevención frente a la aparición de cataratas y a la radiación solar sobre la piel.

El calabacín es una especie con muchas variedades de formas, pero el más común es alargado, verde por fuera y blanco por dentro. Este tipo de calabacín pueden consumirse cuando aún son inmaduros, momento en el que están muy tiernos, o esperarse a que alcancen la madurez, que es como se comercializan.

También puede ser redondo, con forma ovalada al mismo tiempo que aplanada, y no se comercializan tanto como la variedad más común. Otro distinto es el achatado, cuyo nombre indica a la perfección la forma que tienen. Estos últimos se conocen también como calabacines de Jerusalén.

Las variedades tradicionales han sido sustituidas por otras más modernas y por híbridos que se adaptan mejor al cultivo en invernadero y ofrecen una mayor producción. En cualquier caso, independientemente del color y forma, sigue siendo una rica hortaliza que nos ofrece distintas variedades para poder elegir cultivar durante el verano.

Cada una de ellas tiene diferentes características en cuanto a tamaños, formas, colores, precocidad y productividad, así que terminamos igual que comenzamos el artículo, con un refrán: “en la variedad está el gusto”.

El calabacín y el mucílago

calabacin king courgette mucilago

“Érase una vez un saludable calabacín y un fibroso mucílago que vivían felices y sanos”. Bien podría ser el inicio de un cuento, pero en esta ocasión en el tema del artículo que en King Courgette proponemos y que comienza recordando que el calabacín es un alimento suave y de fácil digestión al que recurrimos en momentos de malestar físico, pesadez, hinchazón abdominal, flatulencias, estómago revuelto o cuando llega el temible momento de ponerse a dieta.

Dicho esto, y en consonancia con la introducción que hemos realizado, es preciso matizar el motivo por el que esta verdura es una buena opción para aquellos que tienen el estómago delicado y para quienes deciden empezar a comer sano con una alimentación más ligera: el calabacín se digiere muy bien gracias a la presencia de mucílago, que es un tipo de fibra que suaviza y desinflama las mucosas del estómago, favoreciendo las digestiones.

Esta sustancia tiene la peculiaridad de hincharse en contacto con el agua, por lo que ingerir alimentos ricos en mucílago aumenta la sensación de saciedad e incrementa el tamaño del bolo alimenticio en su tránsito por el intestino. Todo ello facilita la evacuación por reblandecimiento de las heces y favorece la absorción de nutrientes, todo ello  al ser mayor la superficie de contacto entre el bolo y el intestino. Al mejorar el estreñimiento favorece la eliminación de tóxicos.

Recordemos que estos residuos tienden a aumentar los riesgos de padecer cáncer, y de ahí que su eliminación óptima sea fundamental. El mucílago es una fibra soluble especialmente recomendada en casos de colesterol alto y triglicéridos, gracias a que forma una especie de gel cuya principal virtud es conseguir atrapar el colesterol, evitando que pase por el torrente sanguíneo. Tiene un efecto ‘suavizante’ de las mucosas, y sus aplicaciones son muchas.

En ese sentido, ayuda a aliviar la garganta irritada, sin olvidar que por sus propiedades emolientes hidratan y protegen la piel. Otra de sus ventajas importantes pasa por que los mucílagos son útiles para estabilizar los niveles de azúcar en la sangre. Por ello, es interesante incluir en la dieta del diabético alimentos ricos en mucílagos como, además del calabacín, son el apio, las judías verdes, el alga argar-argar, siendo el más claro ejemplo para otros usos el del aloe vera.

Su contenido en mucílago, junto con su bajo contenido calórico, ayudan en los tratamientos contra la obesidad. Se pueden elaborar platos ligeros pero sabrosos, en cremas, sopas, al vapor o plancha y hasta crudo en ensaladas. El calabacín pasa a llamarse para nosotros King Courgette, y queda demostrado una vez más que tenemos motivos para definirlo como un auténtico rey de la gastronomía y la salud, siendo una estrella de nuestro campo.

Flores en la mesa sí… pero dentro del plato

Cocina gastronomia salud

Las flores, además de vestir de forma elegante y vistosa las mesas en bellos bouquets, también dan el salto del jarrón al plato para sorprender a todos los paladares. Aportan un toque de distinción, color y fragancia, al tiempo que son una fuente rica en vitaminas, fibra, minerales y antioxidantes muy beneficiosa para el organismo, al tiempo que ayudan a bajar los niveles de colesterol.

Resulta preciso puntualizar que las flores comestibles son aquellas que pueden ser consumidas con seguridad y, aunque hay quien pueda pensar (erróneamente) que se trata de algo novedoso en la cocina gourmet y de vanguardia, forman parte desde siempre en las recetas más tradicionales. La alcachofa, la coliflor, el brócoli, el clavo de olor y el azafrán son flores que siempre han formado parte de nuestra dieta.

De entre todas las flores de la huerta nos quedamos, sin duda, con la Flor de Calabacín, por su sabor fino y delicado, ligeramente dulce pero con un cierto toque amargo, y por su apariencia elegante, de color amarillo intenso y textura crocante.

En King Courgette ya hemos explicado en artículos anterior que el calabacín necesita exposición solar y temperaturas cálidas o templadas, entre 18ºC y 25ºC. Es una planta que exige un riego periódico, ya que si se tiene carencia en ese sentido se provoca la caída de las preciadas flores.

La siembra se puede realizar bien entrada la primavera o a principios de verano. Es en esta estación cuando empiezan a florecer, por lo que sólo se consume hasta que finaliza. Al estar unida al fruto, cortar la flor implica detener su crecimiento, por lo que se recomienda no hacerlo hasta el momento de la recolección.

La flor de calabacín puede estar abierta o cerrada. La forma en la que esté no altera el sabor de la comida, pero la predispone para hacer algunas recetas. Es importante que tenga un color brillante y una consistencia suficiente para mantener la forma.

Lo ideal es recogerlas a primera hora de la mañana y consumirlas ese mismo día, aunque si se guardan en el frigorífico en un recipiente cerrado pueden aguantar hasta dos días. Se lavan con cuidado en un recipiente con un poco de agua. Se secan con delicadeza y se reservan hasta el momento de ser cocinadas. Antes de pasar por los fogones, hay que abrirlas suavemente y cortar el pistilo con unas tijeras, ya que se si se deja produce algo de amargor.

El mayor uso de flores en la cocina ha hecho que se popularice su venta y cada vez resulte menos complicado encontrarlas. Se pueden adquirir en los mercados de agricultores locales, en las tiendas de alimentos gourmet, en establecimientos de alimentos naturales o a través de Internet.

La flor de calabacín es muy utilizada en la gastronomía mediterránea, italiana, mexicana y japonesa, en las que está consideran un manjar delicado al tener el gusto propio del calabacín, pero un sabor más suave y fino.

Se elaboran fritas, rellenas, cocidas, al vapor, en sopas, ensaladas o en cremas. Entre las recetas más populares se encuentran las flores rellenas de queso o patata, en tempura y en crujiente y con pasta fresca. Estas flores son, además, una excelente guarnición para carnes, pescados, mariscos y quesos.