El calabacín se mete por los ojos

salud ocular

Ya lo hemos dicho en reiteradas ocasiones pero nos encanta insistir, porque fomentamos la salud y siempre hay que tenerlo presente: el calabacín es una fuente inagotable de salud. Además de ser una verdura deliciosa y sabrosa, que aporta un toque gourmet a las recetas más selectas y satisface a los paladares más exigentes, el ‘zucchini’ es muy beneficioso para el organismo gracias a las vitaminas y minerales que contiene.

En artículos anteriores hemos hecho referencia a cómo su consumo ayuda a reducir el colesterol, controlar el peso, prevenir el cáncer, mantener a raya la diabetes, reducir la presión arterial, promover la salud de la próstata, prevenir la gota, hidratar la piel y evitar su envejecimiento, así como fortalecer el cabello. Han sido muchos los temas tratados, pero esto es inagotable.

En esta ocasión, en King Courgette nos vamos a centrar en los beneficios de esta verdura que se mete por los ojos, y no solo por su buen aspecto en el plato sino también por su incidencia en la mirada. Y es que el calabacín contiene vitaminas A y C, beneficiosas para la salud ocular.

La Vitamina A evita la degeneración macular y las cataratas, y la Vitamina C, junto con el beta caroteno, zinc y manganeso, actúa como un antioxidante para proteger los ojos. Subrayando los conceptos expuestos, el consumo de calabacín puede ayudar a ralentizar las cataratas y proporcionarnos las vitaminas que el ojo necesita para impedir la degeneración macular.

Contiene igualmente luteína para el envejecimiento de los ojos, algo que también se encuentra en la retina, por lo que es una parte importante para mantener una visión sana. Ingerir la luteína aporta excelentes antioxidantes y puede ayudar a combatir problemas de la visión relacionados con la edad, como los ya referidos de cataratas y degeneración macular.

Es un aliado magnífico. El calabacín en todas sus variedades -verde, amarillo, blanco, marrow, redondo- ayuda a desarrollar las células del ojo con el fin de mejorar la visión, pero además, debido a su elevado contenido en agua, se puede utilizar externamente para eliminar las bolsas hinchadas alrededor de los ojos, causadas por la retención excesiva de líquidos.

Una manera rápida de refrescar la piel y eliminar las ojeras pasa por aplicar el calabacín limpio y cortado en rodajas finas sobre la cara durante 15 minutos de relax. Esta simple máscara de calabacín ayuda a aliviar la hinchazón de los ojos y volver la piel seca y deshidratada en luminosa y con un tono saludable.

Existen otras formas de aplicar el calabacín en la piel y en el contorno de ojos. Las mascarillas son una buena y fácil opción. Entre todas las que existen, nos quedamos con la combinación de calabacín rallado y miel. Se trata de una mezcla que se seca perfectamente y rejuvenece tez eliminando la inflamación de las bolsas, ya que tiene propiedades antisépticas. Otra alternativa es mezclar la ralladura de calabacín con una cucharada de jugo de aloe.