Las mesas de la Navidad lucen hortalizas en sus platos

hortalizas

Se ha apostado por parte de los consumidores, de un modo mayoritario, por productos del campo almeriense, y esa es una gran noticia. Manjares con hortalizas, excelencias culinarias con salud y sabor, y un reflejo en las cotizaciones. Han pasado las fiestas navideñas y vistos los resultados hay que estar satisfechos. Los consumidores han dibujado una alta demanda de género, llenando las mesas y satisfaciendo a los más exquisitos paladares.

Es por ello que la mayor parte de las hortalizas que han salido a los mercados han visto incrementar sus precios, al tiempo que ha habido una caída en el volumen de producto. Esto último se ha debido fundamentalmente a la adversa climatología. Así lo expone el Observatorio de Precios y Mercados de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, que indica que las lluvias y el frío han afectado a algunas zonas de invernadero con daños en los cultivos bajo plástico.

La distribución europea continuó realizando sus pedidos en la semana 51, vísperas de la Navidad, para hacer frente al aprovisionamiento de género previo para estas fechas festivas, lo que mantuvo los precios en niveles muy favorables para el agricultor. Por productos, destacó el valor creciente en las últimas semanas del año del calabacín, que ha visto algunos récords. Se ha visto una fuerte demanda de este producto de calidad y ha habido cierta escasez, por lo que hubo subida de precio.

La remontada fue espectacular desde septiembre hasta esas últimas fechas de diciembre, y en la comparativa interanual también se sale ganando. Desde ahora hay que manejar el problema de la escasez de género, que está dificultando cubrir toda la demanda comercial. El agricultor ha visto recompensado su trabajo y se aprecia que calan hondamente los mensajes en torno a las excelencias del calabacín, una maravilla de producto, versátil y cada vez más presente en las vidas europeas.